Los condilomas son verrugas genitales y son de los tipos más comunes de infecciones de transmisión sexual. De hecho, al menos la mitad de las personas sexualmente activas podrán infectarse con el virus que causa las verrugas genitales a lo largo de sus vidas.

Las verrugas genitales afectan a los tejidos húmedos de la zona genital. Pueden ser pequeñas protuberancias del color de la piel o tener tamaño superior, similar a una coliflor.

En los hombres, las verrugas genitales pueden aparecer en la punta o cuerpo del pene, en el año o en el escroto. En las mujeres, en cambio, pueden aparecer en la vulva y el área perineal, y extenderse hacia la vagina y cuello uterino. No obstante, también pueden salir en la garganta y boca de una persona que ha mantenido sexo oral con una persona infectada.

¿Qué síntomas presenta?

Aunque la mayoría de verrugas genitales o condiloma son indoloras y no causas síntomas, sí pueden causar algunos que ayudan al paciente a percatarse de su presencia:

  • Picazón, ardor o dolor en la zona infectada
  • Pequeñas protuberancias de color carne o gris en el área genital
  • Sangrado durante las relaciones sexuales (en el caso de las mujeres)
  • Anormal flujo vaginal (mujeres)
  • Varias verrugas juntas en forma de coliflor
  • Normalmente suelen ser pequeñas y planas, muy pequeñas, pero a veces pueden multiplicarse en grandes grupos.